Untitled Document

 

 

 

 

 

LAS FUENTES EN LA INVESTIGACIÓN SOBRE EL JESÚS HISTÓRICO: LA HISTORICIDAD DE JESÚS DE NAZARETH EN LA HISTORIOGRAFÍA CONTEMPORÁNEA

 

POR FARID JABBA

 

 

 

 

 

 

2005

 

 

 

 

INDICE

 

 

 

Página

 

INTRODUCCIÓN 7

a) Planteamiento del problema: el Jesús histórico

y la cuestión de las fuentes. 7

 

b) Impacto, objetivo y justificación del trabajo de grado. 10

 

c) Método y metodología del trabajo . 16

 

CAPÍTULO I

 

USO DE LAS FUENTES EN LAS TRES ETAPAS 22

DE INDAGACIÓN SOBRE EL JESÚS HISTORICO:

HISTORIA DE LA INVESTIGACIÓN Y

CONTEXTO HISTORIOGRÁFICO

•  Introducción 22

 

•  Primera Etapa 26

 

•  Segunda Etapa 39

 

•  Tercera Etapa 50

 

•  Conclusión 62

 

 
 

 

CAPÍTULO II

 

 
BALANCE DE FUENTES EN LA INVESTIGACIÓN
SOBRE EL JESÚS HISTORICO:
LAS FUENTES TRADICIONALES 66

 

2.1) Introducción 66

 

2.2) Fuentes cristianas 76

 

2.3) Fuentes no- cristianas 77

CAPÍTULO III

 

BALANCE DE FUENTES EN LA INVESTIGACIÓN

SOBRE EL JESÚS HISTÓRICO: LAS FUENTES ALTERNATIVAS 85

 

3.1) Fuentes cristianas 85

 

3.2) Fuentes no- cristianas 91

 

 

CONCLUSIÓN CAPÍTULOS II Y III 104

 

CONCLUSIÓN GENERAL 105

 

BIBLIOGRAFÍA 115

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dedicada a mí mismo

y a aquellos pocos cercanos

a mi persona;

ellos saben quienes son.

 

Dedicada también a quienes

miran mas allá de lo que

superficialmente se nos

presenta en esta Vida.

Dedicada además a la Historia

y al conocimiento.

 

Dedicada por supuesto

al personaje histórico en mención.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

INTRODUCCION

 

a) Planteamiento del problema: el Jesús histórico y la cuestión de las fuentes.

 

Jesús de Nazareth no solo constituye una problemática histórica en sí misma, en el sentido del proceso que implica en cuanto a la reconstrucción del pasado de un individuo que supuestamente existió, sino también una problemática para la investigación científica. Esto último tanto en el nivel heurístico como en el hermenéutico, puesto que en éste caso, al historiador se le presenta una particular complicación respecto a la cuestión de las fuentes (1), las cuales posibilitarían acceso al conocimiento de éste hombre de la Palestina judía del primer siglo de ésta era. En éste sentido, el estudio científico del Jesús histórico (2) implica directamente la determinación de la historicidad (3) de éste personaje, la cual estaría fundamentada en el manejo de fuentes que se ha dado en diferentes coyunturas académicas, en torno a su investigación crítica a partir de la Ilustración . Tal determinación respecto a las fuentes haría factible la reconstrucción de su vida -así sea parcialmente- como sujeto específico en un contexto histórico -espacio-temporal- determinado, teniendo en cuenta el problema de que las fuentes tradicionalmente utilizadas hasta el estado actual de la investigación sobre el Jesús de la historia, o bien son complicadas de manejar desde la perspectiva de la objetividad histórica , o de lo contrario, dejan serios vacíos respecto a su reconstrucción biográfica. Por lo tanto, no solo se presenta la necesidad de analizar dichas fuentes de manera crítico-científica, sino así mismo de introducir la cuestión de la evaluación de aquellas fuentes no-tradicionales (labor recientemente comenzada) sobre ésta temática, que como veremos han constituido hasta hoy un punto de debate durante las tres etapas investigativas acá consideradas:

 

En el primer caso, se debe tener en cuenta no solo la lejanía de las fuentes neotestamentarias frente a la contemporaneidad de Jesús de Nazareth , sino también las alteraciones posteriores que la institucionalidad eclesiástica pudo introducirles, dada la necesidad de formación del dogma cristiano. Así mismo, dentro de éste primer conjunto de fuentes, podríamos incluir las apócrifas , que siendo excluidas por la Iglesia podrían constituir en la misma categoría de los evangelios, una fuente para la reconstrucción de la vida de éste sujeto histórico. Estas igualmente deben ser cuestionadas por la critica heurística-hermenéutica . En el segundo caso tendríamos las fuentes historiográficas antiguas, esto es, Suetonio, Tácito, y Plinio el Joven - romanas- y Flavio Josefo -judía-, que hacen mención de Jesús de Nazareth en sus crónicas sobre los contextos de Palestina y el Imperio romano para la primera parte del siglo I. Además de ésto, para tal investigación sería necesario estudiar críticamente la posibilidad de la supuesta existencia de otras fuentes -que posibiliten indicios de conocimiento no tradicional en torno del Jesús histórico -, como podrían ser las fuentes esotéricas tanto de origen gnóstico, como orientales -budistas o hindúes- que hasta ahora no se consideran válidas dentro del ámbito científico oficialista . Esto para determinar si éstas pueden o no considerarse fuentes históricas para el conocimiento de éste individuo, y en caso de su invalidez, investigar las razones históricas para su existencia, es decir, entender cómo estas responden a determinados contextos y a la mentalidad de una época en relación a la interpretación de su pasado.

 

Dadas éstas condiciones, ésta monografía tendría la finalidad de estudiar tanto la pertinencia de las fuentes surgidas hasta hoy, como su manejo e interpretación en diferentes etapas investigativas, para la reconstrucción del Jesús histórico : Esto, dados los aportes que en su investigación se han presentado en alrededor de doscientos años de estudio crítico-científico, para a partir de allí determinar tanto los contextos históricos como los marcos académicos de ésta, los cuales han marcado paradigmas en el estudio de Jesús de Nazareth. En tal sentido, éste problema histórico explota la crítica e interpretación histórica de las fuentes y así mismo de las coyunturas en que tal conocimiento se ha generado hasta el presente, por lo cual está dirigido a cuestionar al historiador respecto a la elaboración científica que debe hacer frente a procesos y cuestiones del pasado tan ideologizadas y difíciles de reconstruir como ocurre en éste caso. Esto además como un ejercicio para cuestionar desde la perspectiva teórica-metodológica de la disciplina histórica, por qué para la reconstrucción del pasado, algunas fuentes se consideran en una comunidad científica específica como válidas y otras no, y bajo que criterios se hace ésto; y por otro lado ver como diferentes escuelas y tendencias académicas determinan las interpretaciones epocales que se dan del pasado y cómo ésto limita la objetividad científico-histórica.

 

En este sentido nos planteamos los siguientes interrogantes en torno al proceso histórico de investigación del Jesús histórico: ¿A partir de la critica heurística y hermenéutica y del rigor científico-histórico, qué fuentes son válidas y cuales no para un estudio histórico objetivo de Jesús de Nazareth ?; ¿Que fuentes son históricas y cuales no y bajo que parámetros se determina ésto?; determinadas las fuentes de carácter histórico, ¿ cómo éstas posibilitan acceder a una reconstrucción histórica de Jesús de Nazareth y su contexto histórico ?; ¿Qué divergencias y semejanzas encontramos entre las diferentes etapas de la historia de la investigación crítico-científica del Jesús histórico?; ¿Qué avances historiográficos muestra cada etapa y cómo éstas responden a diferentes coyunturas históricas en la elaboración del conocimiento científico?; ¿A que determinaciones teórico-metodológicas responde la generación de conocimiento sobre el Jesús histórico en cada fase investigativa?; ¿Qué paradigmas han determinado la historia de la investigación en torno al Jesús histórico?;¿Qué se puede concluir luego de alrededor de doscientos años de éste proceso histórico y académico?. Las respuestas a éstas cuestiones serán desarrolladas a lo largo del texto.

 

b) Impacto, objetivo y justificación del trabajo de grado.

 

Otras cuestiones relevantes a tener en cuenta en el desarrollo de éste trabajo de grado son las siguientes: Por una parte tenemos que el impacto de esta investigación monográfica en el ámbito de la academia, estaría determinado por tres elementos que conforman en conjunto el aporte del trabajo a la disciplina de la Historia: en primer lugar constituye un aportación al vacío monográfico que a nivel de pregrado se presenta en ésta área temática, es decir, en lo referente a los estudios de la historiografía contemporánea sobre el Jesús histórico. En segundo lugar, constituye una aportación a la producción de análisis historiográficos y al análisis de la teoría de la Historia, dado que éste es el campo de la disciplina que menos ha sido trabajado, puesto que la mayoría de las investigaciones en este nivel académico se centran principalmente en la línea de los procesos históricos.

 

Por otro lado, ésta investigación aporta no solo a la comunidad historiográfica global (local y nacional) y a la disciplina en sí misma, sino también en dar guías introductorias hacia la resolución de uno de los enigmas más grandes de la historia de la humanidad, y así mismo en el estudio de uno de los fundamentos culturales de Occidente. Esto, puesto que en todas las latitudes de ésta parte del mundo -e inclusive fuera de éste- encontramos alusiones al personaje de Jesus de Nazareth, ya sea de manera directa o indirecta. Se trata de referencias que inclusive son la expresión de estructuras mentales, que se encuentran tan internalizadas en el inconsciente colectivo de la humanidad , que ya ni siquiera -en general- es cuestionada su existencia como personaje histórico o las circunstancias de su vida histórica, es decir, que la referencia a éste personaje tiene un carácter axiomático.

 

A ésto atañe ésta investigación monográfica sobre el Jesús histórico, puesto que en todos los espacios y tiempos de la historia de Occidente, encontramos imágenes de representación del personaje central de cristianismo -Jesús de Nazareth-, que hasta nuestros días han tenido tanto impacto en la cultura universal y que han servido de soporte de las más diversas acciones históricas humanas. Todo esto concebido como un proceso intelectual de muchos siglos de duración, que ha implicado un prolongado debate académico y una polémica universal generada frente a un supuesto personaje histórico, en cuyo nombre se han realizado a través de la historia todo tipo de acciones -malas y buenas consideradas desde la ética del cristianismo primitivo .

Luego tenemos el objetivo de esta investigación monográfica, el cual es determinar los factores que marcaron la evolución de la historiografia contemporánea, en relación con la temática del Jesús histórico, para de esta manera entender, por una parte, los paradigmas histórico-científicos que han estado presentes en el desarrollo de la disciplina histórica y por otra, para asimilar la lógica que han tenido las producciones académicas-críticas, respecto a uno de los personajes centrales de la cultura occidental, tal como lo es Jesús de Nazareth . La finalidad de éste estudio es determinar los contextos históricos científico-académicos que se dieron para cada período - primera etapa , segunda etapa y tercera etapa - y que condicionaron el desarrollo de la investigación sobre el Jesús histórico. Otro objetivo será caracterizar los elementos que definieron la heurística y la hermenéutica de las fuentes y los criterios de historicidad en cada una de ellas. Así mismo se pretende establecer las consecuencias de los resultados de la investigación académica del Jesús histórico, sobre el imaginario social de Jesús de Nazareth, en cada una de las épocas y cómo éste se refleja en diversas manifestaciones culturales y artísticas . A partir de ese punto se hace un balance comparativo de los aportes de cada una de las fases a nivel historiográfico, para la reconstrucción del Jesús histórico y su contexto, y se concluye con el estado actual de la investigación en la identificación de los vacíos que deban ser retomados en el futuro por la Historia y sus ciencias auxiliares para progresar en ésta peculiar pesquisa.

 

La justificación de ésta investigación monográfica la encuentro en el aporte que ésta hace a la academia histórica, en el sentido de que proporciona una reflexión de tipo historiográfica-analítica que no ha sido trabajada ampliamente, dado el carácter comparativo y de larga duración -o digamos temporal-transversal o diacrónico- que tiene éste estudio, ya que recorre alrededor de dos centurias correspondientes a la investigación crítico-científica sobre Jesús de Nazareth : Entendiendo lo anterior, se puede plantear que a partir de las conclusiones del estado del arte , en lo cual consiste en términos generales ésta investigación, se pueden encontrar tanto las aportaciones como los vacíos historiográficos que se han dado por parte de la academia histórica en ésta problemática y así entender el proceso que ha tenido ésta línea de investigación y proyectar las formas que ésta podría adoptar en el futuro. Esto para hacer del estudio sobre el Jesús histórico uno más elaborado y completo: La realización de ésta investigación monográfica permitirá determinar las estructuras histórico-científicas que definieron el desarrollo historiográfico contemporáneo en torno de la figura de Jesús de Nazareth .

 

Se justifica también ésta investigación monográfica porque no se presenta en la academia histórica un estudio de este tipo, esto es, un análisis historiográfico diacrónico-comparado sobre el Jesús histórico en torno de la fundamentación de su historicidad y en ese sentido, estaríamos llenando un vacío en nuestra disciplina, al menos en un nivel introductorio, ya que los balances existentes sobre la investigación sobre el Jesús histórico, o bien son muy breves o no desarrollan herramientas analíticas sobre el trabajo de las fuentes; o bien no logran un estudio histórico -de larga duración - de la totalidad de este proceso científico e histórico, sino que se centran en alguna de las fases de la indagación sobre Jesús de Nazareth : Con la finalidad de una comprensión más integral de cada una de las épocas en que se escribió desde la Historia sobre Jesús de Nazareth, se aplica un análisis tanto de sus causalidades científico-académicas y de su evolución, como de sus consecuencias para las sucesivas coyunturas historiográficas , para así entender la situación actual de la investigación y además proyectar escenarios a futuro sobre su desarrollo académico .

 

Este trabajo también se justifica por los aportes teóricos que puede generar para la academia y la sociedad, pues su línea de investigación es la de un análisis de largo plazo, que contribuye al entendimiento de las estructuras científicas-paradigmáticas de cada período historiográfico, o sea, las formas particulares en que epocalmente hemos procedido a la reconstrucción del pasado . En este sentido, ésta investigación constituye un aporte a las deficiencias del estudio de esta problemática de Occidente -en inclusive de Oriente- en cuanto a la producción académica que ha suscitado en distintos periodos, la cual bajo diferentes paradigmas se ha preocupado por develar uno de los más grandes enigmas de nuestra Historia, el cual, desde una perspectiva histórica rigurosa, todavía permanece irresuelto pese a los grandes avances hasta ahora.

 

Esto también es algo que se propone indagar esta monografía, al tratar la cuestión del desarrollo histórico de la investigación sobre Jesús de Nazareth y dilucidar así explicaciones de cómo éste personaje histórico y sus seguidores -a partir del decenio de los treintas en el siglo I de nuestra era, que por cierto responde a una cronología que parte de su nacimiento-, quienes eran considerados un grupo -minoritario y sin poder- subversivo frente al status quo de la época, en una región marginal -Palestina- de la provincia romana de Siria, tuvieron como fenómeno un devenir histórico que llevaría a que su movimiento constituya en la actualidad la Iglesia más grande, compleja e influyente del mundo : algo que seguramente no se esperaba éste personaje histórico y menos con tales vicisitudes históricas.

 

Considerando lo anterior, tenemos que ésta investigación estaría justificada, pues como aporte teórico responde a una problemática básica de Occidente, tanto de interés público como de la academia histórica -guardando las proporciones, por supuesto, dado los diferentes niveles de conocimiento y comprensión del pasado y del presente entre una persona común y un historiador- y que atañe a nuestra realidad en la actualidad . Así., con la realización de ésta investigación monográfica se quiere contribuir -como próximo historiador- a fortalecer el análisis historiográfico en nuestra disciplina, para que mediante la asimilación de los procesos intelectuales de recontrucción de nuestro pasado, podamos aproximarnos con mayor precisión -desde la academia- al entendimiento de nuestro presente, una labor tan relevante de la cual los historiadores somos depositarios y responsables . Este interés investigativo está enfocado desde la perspectiva histórica y su fin es dar una visión desde nuestra disciplina para el análisis de uno de los principales fundamentos de la cultura occidental, un componente -religioso- que ya se encuentra tan internalizado en nuestro inconsciente colectivo, que ni siquiera se cuestiona la historicidad de su supuesto fundador: En ésta cuestión estriba la contribución que quiero hacer con mi pesquisa monográfica.

 

c) Método y metodología del trabajo.

 

En cuanto al método y la metodología de ésta monografía, éste consiste en la manera como se aborda la investigación, esto es, el sistema histórico-científico que se aplicara para analizar el objeto de estudio , a partir de los lineamientos que proporcionan el planteamiento del problema, el enfoque teórico, el trabajo de fuentes y los objetivos de la monografía, la cual estará definida por al menos cinco elementos fundamentales que orientarán el desarrollo de ésta investigación: El primero es la recolección y selección de las fuentes , la cual consiste en la actividad primaria del historiador, o sea, la determinación objetiva de los puntos desde donde podemos extraer datos históricos que aporten al conocimiento de nuestro objeto de estudio, lo que es resultado del acercamiento empírico a los centros de información que disponemos para hacer la indagación: En este caso destacamos todo aquello relacionado con la investigación sobre el Jesús histórico , lo cual engloba tanto las fuentes primarias -documentos de primera mano, documentos de época y documentos no/científicos-, como las secundarias -trabajos científicos y trabajos no/científicos recientes- de las cuales podemos obtener componentes para nuestra pesquisa. Esto conservando -por supuesto- la objetividad y rigurosidad científica, es decir, tomando en cuenta todos los tipos de fuentes y su procedencia sin parcialidades.

 

A partir de la elaboración de ese corpus documental , se tomarán muestras representativas de todos los puntos de información disponibles, lo cual nos permita desarrollar el trabajo monográfico propuesto: en éste caso, se seleccionan -de todos los trabajos críticos sobre el Jesús histórico desde la Ilustración hasta hoy- aquellos que engloben las tendencias investigativas de una manera más general , y que nos permitan entender el panorama del desarrollo de los estudios sobre este problema histórico. Este entendido como el resultado del desarrollo historiográfico contemporáneo.

 

El segundo paso es la modalidad de trabajo de las fuentes , que para este caso, donde se hace una recopilación teórica y metodológica de la historiografía sobre el tema en más de doscientos años, estaría determinada por la técnica del muestreo general : éste método consistiría en hacer una selección de documentos dentro de paquetes de fuentes, los cuales muestren las líneas historiográficas de determinadas coyunturas investigativas, posibilitando establecer tendencias dentro las tres fases del proceso investigativo sobre Jesús de Nazareth. A partir de allí, se deben determinar las coincidencias con sus paradigmas historiográficos contemporáneos -racionalista, romanticista, positivista, historicista, estructuralista, postestructuralista- logrando así una posición que nos permite omitir la revisión de todas las fuentes -lo que necesitaría de mucho más tiempo de investigación del que se dispone en este caso, para efectos de la monografía de grado- pero que si nos permite establecer continuidades y rupturas en la elaboración historiográfica sobre el Jesús histórico. Esto a manera de tomar los trabajos más reconocidos de cada una de las fases, para resolver los cambios de paradigmas dados desde Reimarus hasta Schweitzer y desde éste hasta Theissen y Crossan .

 

Las totalidad de las fuentes serán trabajadas de la siguiente manera: en primera instancia me remitiré al análisis de las “fuentes primarias II” de esta monografía, o sea, los documentos elaborados y publicados durante las tres etapas de la investigación -desde la Ilustración hasta la actualidad-, las cuales tengan aportes historiográficos, ya sean de carácter científico o no científico, pero que en todo caso muestren las tendencias epocales sobre la recontrucción histórica del personaje central del cristianismo. Así, en segunda instancia, me remitiré a las “fuentes primarias I”, o sea, a las fuentes primarias utilizadas por los trabajos historiográficos del período (1778-1997) -desde Reimarus hasta Theissen- que coinciden en su mayoría con las fuentes clásicas o de la Cristología -estudio teológico (desde la fé) de Jesús de Nazareth- y que remiten a la época de este personaje, o sea, las de los siglos I y II: los evangelios -canónicos y apócrifos- y los “historiadores” -Tácito, Suetonio, Plinio y Josefo, principalmente- . El tercer paso concierne a la interpretación de las fuentes , o sea, al modo en que me acercare a éstas para extraer la información histórica necesaria para cumplir con los objetivos de la investigación, lo cual estará determinado por la postura epistemológica que define el marco teórico .

 

El cuarto paso consiste en la incorporación de la información en la monografía, lo cual está relacionado directamente con el planteamiento del problema , el objetivo de la investigación y lo que define el marco teórico : se trata de realizar el proceso académico de análisis historiográfico sobre la fuente, para transformarla de un dato aislado e indeterminado, en parte de un conjunto investigativo concreto, que permite entender el proceso histórico de la indagación científica sobre el Jesus histórico, de manera que se establezcan unos paradigmas en su investigación . Esto se realizará mediante un proceso analítico en el que se harán reseñas de las fuentes primarias -los textos más representativos de cada época, seleccionados por la técnica de muestreo- por separado, y luego se integraran al esquema general de la monografía dados sus lineamientos teórico-metodológicos generales, de tal manera que puedan ubicarse en tendencias dentro de los paradigmas de las corrientes historiográficas contemporáneas, en torno al problema del Jesús histórico, ya que éstas responden a contextos histórico-académicos específicos que serán analizados en el transcurso de la investigación.

 

El análisis de la información -extraída analíticamente de las fuentes- que será incorporado a la monografía, estará guiado por los parámetros del problema y del marco teórico, y ésta será sistematizada en la misma en capítulos temáticos guiados por el hilo conductor establecido en el objetivo de la investigación: determinar las condiciones históricas que en cada época posibilitaron el desarrollo de coyunturas historiográficas concretas en torno al problema del Jesús histórico . Por otro lado tenemos la sistematización de la investigación , que consiste en la manera en que, durante el proceso investigativo, se administra la información y se la integra al marco académico que se le quiere dar . Así mismo, es necesario en cada etapa hacer distinción entre diferentes tipos de textos: En primer lugar las “fuentes primarias”, que pueden ser o no estudios científicos; en segundo lugar las fuentes científicas, que aunque encontramos en todos los periodos, tienden a hacerse más rigurosas -dentro del concepto de la cientificidad académica- en la medida en que se acercan a la actualidad.

 

Todas estas partes en conjunto, integran el armazón de la investigación y a partir de tal organización y sus parámetros -problema, marco teórico, método, objetivos-, ésta podrá ser desarrollada para llegar a su fin monográfico. A partir de ésto planteo a manera de conclusión, que para el caso de ésta investigación, se maneja un método científico-histórico que responde a dos criterios que hacen posible realizar la indagación y que nos posibilita acercarnos a la veracidad del pasado desde la elaboración historiográfica de los últimos doscientos años (y en particular en los estudios sobre el Jesús histórico); ésto de una manera académica que nos arroje resultados óptimos como trabajo de investigación sobre el desarrollo de la disciplina histórica contemporánea: El primero, de rigurosidad empírica , que remite al trabajo de fuentes con objetividad, a su interpretación y vinculación a la investigación dada su finalidad y sus lineamientos teórico-metodológicos; el segundo, de interpretación crítica , que remite a la evaluación hermenéutica de las fuentes desde el sentido histórico y la conciencia histórica que da la disciplina y que nos hace factible una reconstrucción del Jesús histórico a partir del análisis de su devenir historiográfico.

 

Dados los anteriores componentes, tenemos que los resultados de la investigación los presento entonces, a continuación, bajo una estructura monográfica de tres capítulos y una conclusión al final: el primer capítulo desarrolla la temática de las fuentes (en general ) en las tres etapas que hemos tomado a modo de periodización; en el segundo y tercer capitulo se hace -respectivamente- un balance de las fuentes clásicas y alternativas para el estudio del Jesús histórico. En el conjunto de los capítulos son desarrollados de manera paralela el marco teórico, la historia de la investigación sobre el Jesús histórico y el uso de las fuentes: ésta estructura para tratar el problema del uso heurístico-hermenéutico de éstas en las etapas de la investigación crítico-científica del Jesús histórico (1778-1997).Lo anterior a partir de un balance de las fuentes disponibles para acceder Jesús histórico, en su relación con la evolución historiográfica contemporánea y su utilización durante las tres etapas de su investigación histórico-científica.

En el sentido de la ciencia histórica, esto es, los lugares -centros de información-de donde se extraen los datos para la recontrucción del pasado, bien sean éstas escritas, orales, arqueológicas o de otros tipos.

Se distingue en los estudios recientes sobre éste tema entre el Jesús de la Historia, quien supuestamente nació, vivió y murió en la Palestina del siglo I (o sea, Jesús de Nazareth ); y el Jesús histórico, o conocimiento que tenemos de él a partir de la historiografía y las ciencias auxiliares de la Historia -Arqueología o Medicina por ejemplo-. El Jesús histórico es el resultado de la reconstrucción que los historiadores -a partir de Reimarus, Hermann (investigador germano,“padre ” de la historiografía sobre este tema, autor de Acerca del objetivo de Jesús y sus discípulos [1778]; ver página 20 y nota 69 )- desde diversas metodologías, han elaborado de la figura de Jesús de Nazareth. Sin embargo el Jesús histórico mantiene en contraposición al Cristo una acepción relativa al personaje histórico de Jesús de Nazareth. Acá utilizamos los dos sentidos dependiendo del contexto dentro del trabajo: en todo caso , se hace referencia con estos términos a la historicidad del personaje.

En: Meier, John. Un Judío Marginal . (1991). Capitulo 1.Verbo. Navarra 1998. considera al Jesús Histórico como aquel al que podemos acceder de manera limitada, a partir de las fuentes y las determinaciones de su contexto histórico -la Historia antigua de Palestina y la Historia del cristianismo primitivo- y éste se diferencia del Jesús real, al cual considera casi imposible acceder desde la disciplina histórica, considerando que es inclusive imposible acceder a figuras más cercanas a nuestra contemporaneidad como por ejemplo el Hitler Real .

Nivel de credibilidad y veracidad de los fenómenos dado en la investigación histórica.

Movimiento intelectual europeo dado en tiempos de la Revolución francesa de finales del siglo XVIII. En el caso del estudio del Jesús histórico, éste se encuentra fundamentado en el Racionalismo histórico y no en la Teología: esto ejemplificado en Reimarus .

Categoría dada por Theissen (uno de los autores principales en la tercera etapa) a modo de entender metodológicamente (en el sentido gnoseológico y epistemológico) la lógica de cambio en el proceso de construcción del conocimiento científico sobre el Jesús histórico: Theissen, Gerd. El Jesús Histórico Sigueme, Salamanca . ( 1996). Capítulo 1: “La historia de la investigación en torno a la vida de Jesús”.

Esto dada la necesidad de establecer su carácter de fiabilidad como centros de información a través de un proceso indagativo y de erudicción que toma tiempo; la cual es denotada por ejemplo en algunos casos de fuentes clásicas por su visión parcializada de la realidad: apologética en el caso de los evangelios dada su funcionalidad para la predicación (postpascual y kerigmática -con la finalidad de propagar la doctrina jesuática- de los apóstoles en su labor eclesial)

Primera, segunda y tercera etapa en la historia de la investigación sobre el Jesús histórico (desarrolladas más adelante) , a partir de la periodización planteada en: Theissen, Gerd. El Jesús histórico ( 1996). Capítulo 1: “La historia de la investigación en torno a la vida de Jesús”. La primera va desde la Ilustración hasta –mas o menos- la “primera guerra mundial”. La segunda desde allí hasta la década de los setentas. La tercera desde allí hasta la actualidad.

Alusivas al Nuevo testamento . Parte segunda de la Biblia judeocristiana, donde encontramos los evangelios , fuentes básicas -y además clásicas - para el estudio de Jesús de Nazareth.

Respecto a los escritos apócrifos la información fiable desde el punto de vista histórico sobre Jesús de Nazareth es muy escasa, por lo que se debe plantear en cada caso su grado de credibilidad. Por ejemplo, la escuela del Jesus Seminar de Estados Unidos y especialmente Crossan (ver nota 72), consideran que los evangelios apócrifos, especialmente el evangelio copto de Tomás, son tan válidos para recuperar la vida del Jesús de la Historia como los canónicos. Otras tendencias historiográficas anteriores a las de la tercera etapa se oponen a tal discernimiento.

Esto dado su carácter tendencioso, que establece que tales documentos no fueron elaborados como crónicas históricas, sino como relatos de exaltación mesiánica de Jesús de Nazareth por parte de los apóstoles.

Mayoritario, dominante.

Por ejemplo, ciertos supuestos hallazgos arqueológicos o descubrimientos de manuscritos como los de Notovitch, Nicolai (investigador ruso, autor de Vida desconocida de Jesús [1894] )hacia finales del siglo XIX -que han sido calificados por la crítica científica oficial no solo como ficción sino también como documentos falsificados-, podrían ser el resultado de la búsqueda esotérica de explicaciones a los vacíos de la vida de Jesús de Nazareth, que en este caso seria consecuencia de la búsqueda por parte de Occidente de las tradiciones de Oriente como fundamento de su constitución como civilización: No hay que olvidar que esto ocurre en el contexto histórico de la colonización imperial afroasiática, cuando la Antropología nace como ciencia respecto al estudio de lo no/occidental o lo exótico.

 

En este sentido, se da una explicación estructural-histórica al surgimiento de manifestaciones de la necesidad epocal de darle sentido a lo desconocido sobre la vida de Jesús de Nazareth; en este caso sus Años perdidos , esto es, entre sus 12 y 30 años de edad, en los que -de acuerdo con este documento- supuestamente estuvo en Oriente aprendiendo de maestros hindúes y budistas. Esto además proporcionaría una explicación no religiosa a los niveles de conocimiento metafísico a los que llegaba éste personaje, que son supuestamente dados por inspiración divina, por ejemplo, los milagros y la misma resurrección. Este trabajo, aunque reconocido tardíamente en la historiográfica sobre Jesús, constituyo en su tiempo y constituye aun hoy una revolución en el conocimiento sobre dicho personaje histórico, sobretodo al irrumpir con nuevas fuentes en este objeto de estudio.

Abbott, Marcos. “El Jesús histórico: Historia y estado de la Investigación” en : Revista Separata . Número 7. Volumen 2. 2002. Páginas (5-15)

Tal como lo plantea Kuhn, Thomas. Reconocido investigador estadounidense, teórico de la Ciencia (epistemología). Autor de The Structure of Scientific Revolutions (1962) .

Fiables (verídicas) para la investigación científica en Historia.

Carbonell, Charles. La Historiografia . México. FCE. 1986. Capítulo 1.Y Fontana, Josep. Historia: análisis del Pasado y proyecto social. (1982).Introducción.

Esto podría darse con trabajos como éste, que plantean una reflexión crítico-histórica sobre la elaboración del conocimiento histórico, contribuyendo así con un tercer aspecto, que consiste en la valoración epistemológica de la Historia como ciencia, que tras más de dos siglos de afianzamiento aún se encuentra en desarrollo, dado el presente debate entre las clásicas y las nuevas formas de interpretar la actividad de los historiadores: Lo previo se plasma en un trabajo como éste, el cual hace un análisis historiográfico, que a través del estudio de caso de un peculiar problema histórico, muestra el devenir de nuestra disciplina en los últimos dos siglos.

Categoría dada por el psicólogo Carl Jung (psicoanalista suizo, freudiano, autor de Sobre el concepto de inconsciente colectivo [1936] ) al conjunto de pensamientos sociales que no son cuestionados y que subyacen a la cultura de un conglomerado determinado.

Convencional o coloquialmente (en ámbitos no especializados), se hace referencia a Jesús de Nazareth como Jesucristo , sin tener conciencia o en cuenta que es un nombre dado al personaje histórico que podría no corresponder a la verdad histórica, ya que se duda inclusive que él mismo se considerara el Mesías esperado en su época en Palestina. Así que para nuestra reflexión no es pertinente el término, sino más bien el de Jesús de Nazareth .

Tal vez en la mayoría de los casos de una manera tergiversada.

Desde el modelo de vida de los primeros cristianos en Palestina, movimientos como el de Francisco de Asís a comienzos de la baja edad media en Europa y el pacifismo surgido en la década de los sesentas; hasta la justificación de procesos históricos violentos como lo fueron a partir del siglo XII las cruzadas , las guerras religiosas , la inquisición y la evangelización en la América hispánica a partir del siglo XVI. Esto pasando por la conformación de diversos sistemas de pensamiento que van desde Nietzsche -quien haría difamación de Jesús de Nazareth y del Cristianismo- hasta la Teología de la liberación y los movimientos de democracia cristiana en América latina y el mundo.

Esto es un hecho que tal vez nunca imaginó Jesús de Nazareth, o sea, consisten en implicaciones que seguramente el personaje no esperaba, es decir, que se llegara a usar su identidad en función de tales acciones del Hombre y que hasta la actualidad permaneciera tal controversia frente a este asunto.

Así podríamos entender hasta que punto tal producción historiográfica está fundamentada por un criterio histórico-científico de historicidad, esto es, por una condición de veracidad de los hechos, de lo que se parte para hacer una recontrucción histórica de cualquier tipo, época y espacio. Tal objetivo de la investigación se logrará mediante la conceptualización del manejo y la interpretación de las fuentes históricas, que se toman en cuenta en un muestreo historiográfico de cada una de las tres tapas de la indagación sobre el Jesús histórico.

Esta va desde Reimarus hasta Schweitzer (investigador alemán, autor de The Quest of the Historical Jesus (1906): autores paradigmáticos en la historia de la investigación sobre el Jesús histórico. Esto será desarrollado más adelante.

Esta -bajo los criterios de nuestra periodización- va desde Schweitzer hasta la década de los setentas.

Esta fue dominada por la escuela norteamericana del Third quest . Esto será explicado mas adelante.

Especialidad o rama de la investigación histórica dedicada al trabajo de selección de fuentes pertinentes para el estudio de una temática particular.

Especialidad o rama de la investigación histórica dedicada al trabajo de interpretación de fuentes pertinentes para el estudio de una temática particular.

Como en la literatura, la pintura, la escultura y el cine.

Categoría temporal básica en los análisis históricos de la escuela de Annales y en particular a partir del trabajo del historiador Fernand Braudel . Braudel, F. La Historia y las Ciencias Sociales. Capítulo “La Larga Duración”.Alianza. Madrid. 1979.

Esta monografía posibilita abrir espacios para entender el desarrollo de la producción escrita sobre el pasado en Occidente, a través del tiempo al que corresponde su objeto de estudio (1778-1997), y en específico sobre una temática tan relevante para su conformación cultural, pues Jesús de Nazareth y el Cristianismo constituyen uno de los ejes vitales de Occidente desde hace veinte siglos.

En la Academia: balance de trabajos sobre un tema específico.

Así, desde una perspectiva de largo plazo y de análisis comparado, se podrá ver de que manera se puede dinamizar un proceso académico en la disciplina histórica, para aportar así a la comunidad de historiadores elementos para que podamos mejorar nuestros trabajos investigativos y en sí nuestra Ciencia en el siglo XXI.

Este sería el aporte de mi monografía a la disciplina y academia histórica en el nivel de pregrado, o sea, desarrollar un proceso investigativo inusitado y necesario para la reconstrucción histórica de los procesos historiográficos y en particular en torno de la figura del Jesús histórico.

Se observa cada una de las coyunturas de elaboración del conocimiento histórico -incluyendo la presente, como el resultado del devenir del pasado y desde ésta concepción tenemos que éste estudio monográfico se afianzaría como un aporte al entendimiento de la realidad de la historiografía de hoy en día, como producto de un desenvolvimiento histórico de nuestra disciplina.

Burke, Peter. Formas de hacer Historia . Alianza. Madrid. 1991.Capítulo 1.

Esto nos posibilita comprenderlo a fondo para desde allí, generar una apropiación intelectual de la ciencia histórica como fenómeno social. Así, ésta podría ser renovada y mejorada en cada momento por los historiadores de hoy y del futuro.

Bajo este lineamiento se hace claro a partir del balance historiográfico sobre ésta temática, que no se ha trabajado histórico-científicamente ciertos vacíos biográficos del Jesús histórico, como lo son los denominados años perdidos -entre los 12 y 30 años de edad-, que por el contrario han sido cubiertos por la literatura esotérica, la cual -concebida como una elaboración resultante de una época específica- también debe ser sometida a un análisis critico por el historiador que se acerca a ésta problemática, para entender en qué contexto se han producido tales materiales y a qué necesidad particular responden o si pueden ser considerados como históricos -y consecuentemente como fuentes fidedignas para la recontrucción del pasado- en el sentido estricto.

Orden establecido dentro de un sistema particular.

Que ha pasado por diferentes coyunturas: Constantino , el cisma , las cruzadas , la inquisición , la reforma , la evangelización en el nuevo continente , las guerras religiosas y otros procesos.

Se estima que un 30% de la población mundial, unos 2000 millones de personas supuestamente hacen parte de las Iglesias cristianas o se consideran cristianos (algo muy discutible en muchos casos si somos rigurosos con las enseñanzas de Jesús de Nazareth, si las consideramos como fenómeno histórico)-,

Una realidad surgida de procesos históricos no entendidos críticamente hasta hoy sino por una minoría de intelectuales, entre los que nos encontramos los historiadores.

Esto puesto que sin la memoria y la reflexión sobre lo acontecido, vale la pena preguntarse qué sería de nuestras sociedades en el convulsionado mundo de nuestros días, los albores el siglo XXI -de la era cristiana , recordemos-.

Que en este caso es la producción historiográfica sobre Jesús de Nazareth a partir de la Ilustración.

De este modo, en una primera instancia, se reúnen todas las fuentes disponibles de cualquier índole, de modo que, teniendo un paquete vasto de información, se proceda a hacer una selección de aquellas que sean necesarias para la consecución del objetivo y de los lineamientos teórico-metodológicos de la investigación.

Conjunto de fuentes tomadas para una investigación histórica.

Esto dada la imposibilidad de revisar la totalidad de una manera exhaustiva, lo que requeriría de una investigación mucho más elaborada y de mucho mas tiempo que no corresponde a un trabajo de monográfico de pregrado.

Esto a partir de la consulta de las bases de datos de las principales bibliotecas -universitarias y públicas- y de los centros de documentación de la ciudad, que me proporcionarán un conjunto de fuentes que serán sometidas a una lectura crítico-analítica que luego será reseñada y posteriormente incorporada sistemáticamente a la monografía.

Me refiero acá a la totalidad de los trabajos historiográficos sobre el Jesús histórico, elaborados en cada una de las fases .

Autores principales (paradigmáticos) en la historiografía sobre el Jesús histórico, dada en las tres etapas que hemos tomado a modo de periodización.

Estas, desde el sentido clásico de la investigación histórica -esto es, desde el paradigma positivista- se podrían entender como “fuentes secundarias”, ya que no conforman las fuentes contemporáneas al Jesús histórico sino trabajos analíticos sobre éste: En este caso son fuentes primarias, en el sentido de que constituyen el dispositivo de donde se extrae la Información para este trabajo monográfico, dado el proceso histórico-académico que pretende analizar, es decir, el conjunto de documentos escritos científico/académicos y no científico/académicos- sobre el Jesús histórico presentados desde la época de la Ilustración y hasta la actualidad.

Esto para entender tales fuentes dentro de producciones intelectuales de evolución paradigmática y que responden a los procesos políticos, económicos, sociales, culturales y académicos dados en particulares contextos históricos, esto es, entender las producciones historiográficas sobre el Jesús histórico como la manifestación de sistemas de creencias y mentalidades de cada coyuntura de la Historia contemporánea.

Especialidad de la Teología cristiana que se dedica estudiar a Cristo (Jesús de Nazareth concebido como el Mesías ).

Esto se hará con el sentido de corroborar -en algunos casos- las apreciaciones historiográficas del período historiográfico acá estudiado y manifestar resultados de la comparación de éstos dos tipos de fuentes, que son la ‘'materia prima'' de éste trabajo.

En este sentido, el acercamiento a las fuentes historiográficas de las diferentes etapas, se hará desde la óptica de encontrar en cada una de ellas, los modelos explicativos utilizados para determinar la historicidad de Jesús de Nazareth y así mismo, el tratamiento que se le da a las fuentes primarias tanto en el sentido heurístico como en el hermenéutico. Esto definiendo el primero los criterios de selección y trabajo de las fuentes, y el segundo la manera en que el historiador percibe las mismas y el sentido que les otorga dentro de su particular trabajo científico.

Perspectiva teórica desde la que se interpreta el problema de investigación.

Esto se realizará a través de análisis comparativo de las sucesivas coyunturas de producción historiográfica sobre el Jesus histórico durante las tres fases de la investigación -tal como lo plantea Theissen-, lo que nos permitirá establecer las diferencias y semejanzas entre éstas, así como sus aportes a la indagación sobre Jesús de Nazareth y su correlación con el desarrollo de la Historia como disciplina científica en los últimos dos siglos.

El análisis historiográfico de los trabajos sobre este objeto de estudio , en cuanto a su manejo e interpretación de las fuentes, será aplicado desde el marco de la lógica de cada una de las fases de la investigación sobre Jesús de Nazareth .

Con este fin he guardado los archivos digitales -de computador- en una carpeta llamada “Jesús histórico” en la cual encuentro una serie de subcarpetas que guían la investigación y que son: problema, objetivos, metodología, marco teórico, método, fuentes primarias, fuentes secundarias, balance de fuentes, balance historiográfico, multimedia -imágenes, por ejemplo-. Además organizo físicamente los documentos -textos- en una carpeta que tengo dividida cronológicamente para ceñirme a la división historiográfica -propuesta- de la investigación sobre el Jesus histórico, esto es, las tres fases de la indagación.